Ir a la barra de herramientas

DE DONDE PROVIENE EL NOMBRE “LLOIXA”?

Los orígenes de San Juan se remontan a la denominación árabe. La zona que hoy se conoce como el término municipal de San Juan estaba formada miedo tres poblados musulmanes: Benialí, Lloixa y Benimagrell.

Lloixa corresponde a la partida antigua de San Juan, situada en el oeste del municipio, es decir, en la zona en que se encuentra ubicado nuestro instituto.

A finales del siglo XII la ciudad Lloixa quedó deshabitada y pasó a formar parte de Benialí. A pesar de todos los problemas de abastecimiento de agua que ya eran importantes en aquella época, los árabes consiguieron una huerta fértil y productiva gracias al ingenioso sistema de riego que crearon. Esta influencia árabe actualmente se puede apreciar en los nombres que todavía hoy llevan las acequias principales (gualeró, azud,…)

Cuando el rey en Jaime I conquistó estos tres poblados se encontró con esta red hidrográfica y se la mantuvo. Con la llegada de los cristianos, la mezquita se consagró en San Juan, posteriormente San Juan no solo hará referencia a la iglesia sino que también sustituirá el antiguo nombre árabe del pueblo: Benialí (hijo de Alí).

Los topónimos constituyen una parte fundamental de nuestra herencia cultural, nos informan de como nuestros antepasados interpretaban la realidad que los rodeaba y de cómo construyeron su propia manera de vivir a partir de la delimitación particular del espacio, porque los topónimos nos ayudan a localizar los lugares y a situarnos. El topónimo es un testigo plástico y una forma de impronta arqueológica.

Lloixa es un topónimo rural (fuera del casco urbano) que recuerda la memoria de nuestros mayores. Se trata, pues, de respetar la tradición de los habitantes de este territorio.

Victòria Sangüesa y Aguilar