Aneu a la barra d'eines

Fem ressenyes en Literatura Universal: El libro de la selva

L'alumnat de l'optativa de Literatura Universal ha escrit algunes ressenyes de les obres que han estat llegint

Obra: El libro de la selva

Alumnat: Paula Martínez Lloret i Virginia Ortí Aroca.

En este libro se cuenta un poco mi historia, y en ella veréis como me acogen mejor unos animales que la gente de mi propia especie.

Cabe remarcar que, aunque me sintiese mejor con estos, no me podía llevar bien con todos ellos. Por cierto, mi nombre es Mowgli.

Mi verdadera familia son los lobos, ya que cuando mis padres humanos me perdieron en el bosque, fueron ellos lo que me salvaron y criaron como uno más de la manada. Crecí con ellos, y en el camino de todo esto, hice grandes amigos como mis compañeros de aventuras, Bagheera y Baloo.

Como anteriormente mencioné, no todos los animales me acogieron desde el principio y uno de ellos intentó echarme por todos
los medios posibles. El nombre de este ya lo sabréis. Es curiosos como unos animales pueden ser capaces de acogerte tan bien y tratarte como si fuese su propio cachorro desde el minuto uno, sin conocerte de
nada.

Intenté volver a mi antigua vida, pero si queréis saber como acaba todo esto, investigad un poco más sobre mi historia. Nunca fue fácil ser perseguido constantemente, ya que ni yo mismo sabía el motivo de este hecho, pero me habría gustado preguntarle por qué lo hacía.
Mientras tanto en otro lugar de la selva, un tigre se encontraba pensando...

La verdad es que no lo hacía con mala intención, pero siempre he sido un animal rencoroso, ya que su
especie no dejó a mi familia vivir en paz. Mowgli no era mal chico, pero nunca me preguntó el porqué, solamente huía y se dejaba influenciar por los prejuicios que tenían el resto de los animales hacia mí. Se
que podría haber actuado de otro modo, pero soy un animal muy impulsivo y no me salía pensar las cosas.

Las conclusiones que podemos extraer de esta narración, entre muchas, serían que hay personas, o animales en este caso, que no son de tu misma sangre, pero pueden ayudarte y quererte más que tu propia
familia. También podemos decir que hay que intentar dejar de lado los prejuicios ya que lo único que hacen es empeorar las situaciones, y, además, estos no te definen como persona. Por tanto, no puede juzgar a una persona sin conocerla, es decir, por su apariencia o por lo que pienses de ella, porque puede resultar ser todo lo contrario a lo que te imaginas. Y por último añadir que tienes que valorar lo que tienes, y como Mowgli hizo, afrontar todas las piedras que se crucen en tu camino con alegría.