LA BOLSA CALLA-MARIDOS, EL INVENTO QUE HA ARRASADO EN TODOS LOS MERCADOS

Nuevo invento revolucionario para controlar a los maridos

Sección «Buenas noticias» (inventadas, aunque con suerte pronto se convertirán en realidad)

La primera arma que está a vuestra disposición es la bomba de pétalos silenciosa. Si tu marido está muy alterado y el perfume no funciona mucho, introduce esta bomba diminuta en su bolsillo. Un botón rociará una sustancia con olor a pétalos y dejará dormido instantáneamente a tu marido. No se dará cuenta de nada, después de 15 minutos tu marido se despertará y probablemente haya olvidado toda la discusión.

La segunda arma funcionará en caso de que tu marido sea muy agresivo. Las gotas regenerativas, que son un sérum para la piel. Serán ideales para combatir la agresión, es decir, te curarán cualquier herida y neutralizarán el dolor en caso de golpe sin herida abierta.

Y, por último, el factor sorpresa. En caso de que ninguna de las armas anteriores funcione, abres la bolsa calla – maridos y esta rociará un efecto paralizante. Lo dejará inconsciente durante siete minutos. Después de todo eso, te aseguramos que tu marido no se acordará de absolutamente nada y te dejará completamente en paz.

Esperamos que después de todo esto, tu marido no vuelva a refunfuñar y que disfrutes de tu día sin molestias. Como se puede comprobar, la ciencia no para de investigar y eso es buena noticia.

Equipo de redacción de la revista OLA 18 (2ºESO)

Sección «Buenas noticias»:

Se ha creado  un nuevo pintalabios revolucionario. Un grupo de investigadores de la UA ha inventado un pintalabios con la  capacidad de tener todos los colores. Esto supondrá una comodidad para el maquillaje, ya que con un solo pintalabios nos podremos pintar con el color que elijamos. La comodidad es infinita y muy práctica. 

El patrocinador será Juanicar, el conocido actor que ha interpretado a Álvaro Manjito en la película de La sociedad de la nieve. Este actor quiere demostrar que el maquillaje no tiene género.

Estará en venta el 21 de julio de 2024.

Equipo de redacción de la revista OLA 18 (2ºESO)

GANADORES DEL CONCURSO DE MARCAPÁGINAS

El pasado 22 de diciembre se hizo entrega, por parte del AMPA, de los premios del I Concurso de marcapáginas bajo la temática de «El Valle de los Lobos» de la novela de Laura Gallego. El concurso tuvo tan buena acogida que, además de los dos primeros premios, se concedieron tres accésits ante la gran calidad de las producciones. Los ganadores recibieron un libro de Laura Gallego y los accésits un pequeño detalle por parte del centro. Los marcapáginas premiados estarán expuestos en la biblioteca durante todo el curso.

Asimismo, a los alumnos que el último día de clase se acercaron a la biblioteca para sacar un libro de lectura se les obsequió con una copia de los marcapáginas premiados. En menos de una hora los marcapáginas volaron…

El primer premio fue otorgado a Valeria Mei Araujo González y el segundo a Sol Pampliega Ochando; mientras que los accésits se concedieron a Alberto Luz Tomás, Paula González Gómez y María Fuentes Alarrón.

¡Enhorabuena a los premiados!

Primer premio
Segundo premio

Teatro: «Historia de una escalera»

Esta semana nuestro alumnado de 2º de Bachillerato ha acudido al teatro para ver la representación teatral de «Historia de una escalera» de Antonio Buero Vallejo, de cuya obra se examinarán en la EBAU. Su puesta en escena les ha permitido tener una visión más amplia de la obra que ya habían trabajado en clase y, sin duda, no les ha decepcionado. Al contrario, se lo han pasado fenomenal y les ha encantado su representación.

“Historia de una escalera” es una obra maestra que ha perdurado a lo largo del tiempo y sigue siendo relevante en la actualidad. Su historia, llena de giros inesperados y personajes cautivadores, ha conquistado al público desde su estreno en 1949. La trama es muy triste y refleja la generación perdida de su época. Su autor nos sumerge en la historia cotidiana de varias familias de vecinos que conviven en un mismo edificio y cuyo punto de encuentro es la escalera que se convierte en símbolo y en un personaje más de la historia. En ese lugar vamos conociendo los sueños y las aspiraciones de estos personajes, y asistimos impotentes a la frustración, el desengaño y la desilusión cuando los proyectos de vida no se cumplen.

Historia de una escalera es una obra que nos invita a reflexionar. A través de los personajes y las situaciones presentadas en la obra, podemos aprender importantes lecciones de vida. Nos anima a perseguir nuestros sueños sin importar las dificultades, a valorar la sabiduría de aquellos que han vivido más que nosotros y a cuestionar las barreras impuestas por la sociedad. Asimismo, nos recuerda que cada uno de nosotros tiene el poder de cambiar su destino y que nunca es tarde para perseguir la felicidad. El final abierto de la obra nos sugiere con fuerza este mensaje.

Críticas cinematográficas sobre «Wonka»

Wonka cartel de la película

El pasado mes de diciembre los alumnos de 1ºESO del IES Playa San Juan disfrutaron de una sesión de cine con el estreno de la película Wonka, inspirada en el famoso libro «Charlie y la fábrica de chocolate» de Roald Dahl. Se trata de la «precuela» de esta historia en la que conocemos cómo fue la juventud de Willy Wonka antes de que decidiese montar su famosa fábrica de chocolate. A continuación, podéis leer algunas de las críticas cinematográficas realizadas por los alumnos.

DANIEL PICAZO ARIAS, 1ºESO G

LA PELÍCULA MÁS ESPERADA DEL AÑO: «WONKA»

Wonka es una película que pertenece a diferentes géneros: aventura, musical y fantástico. Este aspecto se observa en que la mayor parte de la película se centra en perseguir a Wonka, sus protagonistas en escenas importantes cantan explicando hechos y algunos de sus personajes son muy fantasiosos, como es el caso del personaje gruñón Oompa Loompa y, además, se suceden numerosas escenas divertidas y fabulosas, como cuando se ordeña una jirafa o los chocolates vuelan y permiten a las personas que lo comen tener este poder. Hechos que no pasan en la vida real.

La película se centra en la juventud de Charlie antes de convertirse en el mayor chocolatero de su tiempo. Wonka llega a la ciudad con el objetivo de crear su propia tienda de chocolates, pero en su intento deberá enfrentarse a numerosas trabas que impedirán llevar a cabo su sueño realidad.

El nivel de interpretación del protagonista es excelente. Sus expresiones faciales son naturales, no parece que sean «sobreactuadas». Su personaje transmite tranquilidad, confianza y bondad. Consigue que el espectador «le coja» cariño rápidamente. Una imagen totalmente diferente a la novela y a su anterior adaptación a la gran pantalla.

El vestuario de los personajes ha sido muy acertado. Los hombres visten con traje y sombreros de copa. Las mujeres con vestidos de mangas abullonadas y volantes de acuerdo a la época que se representa. Todo de forma muy acertada.

El inicio de la película puede resultar aburrido, sobre todo, si se compara con las películas anteriores e incluso un poco desconcertante, pues es muy distinto a la historia del libro de Roald Dahl. Sin embargo, a medida que la película avanza esta perspectiva cambia al entender la acción. Asimismo, se echa en falta una mayor conexión con la historia que todos conocemos sobre «Charlie y la fábrica de chocolate». Muchos aspectos cambian, como el aspecto externo del Oompa Loompa y la presencia de la madre de Wonka en lugar de su padre mucho más cariñosa y comprensiva. A pesar de ello, Wonka es una película familiar que recomiendo para todos los públicos. Se pasa un rato entretenido.

Inés Onrubia Ródenas 1ºC

ENTREVISTA A GABI IVÁÑEZ, PROFESOR DE FILOSOFÍA

Con motivo de su jubilación el próximo mes de enero, las reporteras de OLA 18 hemos entrevistado a Gabi para conocer su trayectoria académica y profesional.

¿Qué carrera estudiaste y por qué?

– Estudié Filosofía y Letras, sección Psicología. Siempre me ha gustado ayudar a las personas.

¿Has disfrutado en esta profesión?

-Sí, mucho. He disfrutado preparando las clases, impartiéndolas y ayudando a los alumnos.

¿Alguna vez te planteaste estudiar otra carrera?

-Sí me planteé estudiar y trabajar en Ciencias del Deporte. También me gustaba mucho Humanidades.

Cuándo eras pequeño, ¿te gustaba estudiar?

-Bueno digamos que…, me costaba un poco. Pero cuando estudié lo que quería y cuando quería, sí que me ha gustado estudiar.

¿Cuánto tiempo llevas en el IES Playa San Juan?

-Desde 2008. Llevo unos quince años aproximadamente.

¿Has trabajado en otros institutos?

-Sí, en varios. Creo que cambiar es bueno para enriquecerte profesionalmente.

¿Te llevas algún buen recuerdo de este instituto?

-Sí, muchos. He tenido muy buenas experiencias con otros compañeros de la profesión. Guardo muy buen recuerdo del Proyecto Interdisciplinar,  que varios compañeros y yo pudimos realizar el curso pasado.

¿La asignatura que más te gusta es…

-Psicología, me ha gustado siempre. Filosofía me parece también una asignatura muy interesante.

¿Cuál ha sido la peor y mejor nota que has puesto?

-¡Jolín!… La peor un 0, pero es que no se presentó a las pruebas. La mejor un 11.

¿Te has sentido a gusto en nuestro instituto?

-Sí, mucho. Me ha parecido un centro muy interesante porque hay muchos compañeros con pasión y ganas de hacer las cosas bien. Además,  me llevo muy buenos recuerdos que no olvidaré.

¿Nos puedes dar algún consejo?

-Estudiar, formarte y aprender es fenomenal. Es un buen compañero para tu vida.

Muchas gracias, Gabi.

Te deseamos lo mejor en esta nueva etapa de tu vida.

LA FLOR DEL FUEGO

PRÓLOGO: La muerte del rey

Todos los curanderos del castillo real de Galnis subieron a la torre del homenaje cuando empezó a correr la voz de que el rey estaba enfermo y su vida pendía de un hilo.

Debido a su avanzada edad, el soberano había contraído una enfermedad que los sabios no habían podido curar hasta el momento. Hacía poco tiempo (unos minutos) que el rey había empezado a convulsionar, alertando a todos los médicos del castillo. En la habitación se encontraba en ese momento el anciano rey, tosiendo y sudando; los curanderos observando al maltrecho gobernador; los sirvientes que andaban de acá para allá; y el príncipe Ahor, heredero del trono de Äldaron.

Los curanderos acababan de comunicarle al príncipe que la enfermedad de su padre no conocía cura y que muy pronto él sería el nuevo rey.

Ahor no tuvo tiempo para pensar en ello, ya que se arrodilló frente a la cama de su anciano padre.

– ¡Padre!- dijo. –Padre, no. ¿Qué puedo hacer para salvarlo?

Na-da-dijo el anciano rey entre toses. Sin embargo, acto seguido se le iluminó la mirada. – La Flor de Fuego.

-¿Qué ha dicho padre?

– ¡La Flor de Fuego!- respondió el moribundo.- Debes encontrar la Flor de Fuego.

Ahor no pudo pensar en el mensaje de su padre, ya que el corazón del monarca dejó de latir, y el heredero ahogó un llanto.

1. EL APRENDIZ

A los habitantes de Äldaron, como a muchos (prácticamente a todos) Reinos del Norte, no les gustaban los magos. Esa era una certeza que había pasado de generación en generación, y que solo los niños más pequeños osaban cuestionar en voz alta. De hecho, odiaban tanto la magia que su reino estaba construido en un lugar completamente aislado del maravilloso “mundo de las hadas”. Odiaban tanto a los magos que, como dijo el bufón de Ahor VII, el Justo, “mago que ves, mago que acaba en la hoguera”.

Los magos, al mismo tiempo, odiaban a los hombres normales y, por esa razón, de vez en cuando realizaban algún altercado.

Pero vamos a dejar la historia y los altercados contra los magos y volvamos a la historia. Correría el año 3.028 d.G., cuando un aprendiz de curandero llegó al Castillo real de Galsis. Había sido llamado por los mensajeros del rey a que visitara la ciudad (por alguna razón oculta) y dejara su vida humilde en los montes.

El joven curandero desconocía la razón, pero no necesitaba que le dijeran nada para saber que su invitación estaba ligada a la muerte del anterior rey, un año atrás.

En ese mismo instante, un carruaje estaba entrando en la ciudad capital. El joven aprendiz era un muchacho de pelo lacio y castaño, tez pálida y unos atractivos ojos azules que se veían trucados rotundamente por una desagradable mueca que hacía con la boca cuando algo le desagradaba. En ese momento, esa mueca estaba implantada en su rostro, ya que detestaba la vida en la ciudad. Los pobres, los ricos, las grandes casas, los mercados… Lo peor de todo, pensaba el curandero, era que no todos se conocían.

Al fin llegó al castillo, que se encontraba en el extremo norte de la ciudad sobre un peñasco. El aprendiz bajó del carruaje y subió unas empinadas escaleras, hasta llegar a las puertas. Estas se abrieron de par en par y dejaron pasar al curandero que, guiado por un guardia, se adentró en el castillo.

Primero cruzaron la puerta principal y caminaron por un largo pasillo, para luego subir unas escaleras laterales hasta un pasillo más estrecho aún. Al final del corredor había una gran puerta que ambos cruzaron. En el interior había una pequeña sala con unas ventanas que daban a las montañas. Las paredes estaban forradas de estantes llenas de libros y, en el centro de la sala había una pequeña mesa de madera con tres sillas a su alrededor.

En dos de ellas (la de detrás del escritorio era de ellos) estaban sentadas dos personas. La primera de ellas (la de la silla de atrás) era un hombre de mediana edad, parte distinguida y ojos distraídos de color marrón. Su cabello castaño y canoso era muy exuberante, y no solo por su espesa barba, sino porque no había perdido ni un solo cabello en la cabeza. Vestía hermosos ropajes de seda y su cabeza la adornaba una tiara de oro.

El otro hombre era un anciano de tez rosada y una espesa barba gris, completada por unos ojos de color azul grisáceo. Vestía una austera y andrajosa túnica parda, sin más adorno que un collar de plata.

A un solo gesto del hombre de la tiara, el guardia se fue, cerrando la puerta tras de sí. Después invitó al curandero que se sentara y comenzó a hablar.

Bienvenido-dijo. Su voz era agradable, pero tartamudeaba un poco.- Yo soy Alhor, rey de Äldaron y este– señaló al anciano- es Arthuron, el Gran Curandero Real. Sin embargo, aún no conocemos tu nombre…

Habir– se apresuró a decir el joven curandero. Después inclinó la cabeza ante su soberano.

Levántate-dijo Alhor, modesto.- Puede que ahora sea necesario que te arrodilles ante mí, pero si cumples la misión que voy a encargarte, seré yo el que tendré que arrodillarme ante ti.

Habir se sorprendió un poco ante el comentario del rey y únicamente pudo decir:

¿Qué misión es la que me va a encomendar?

El soberano hizo una seña al Gran Curandero, que empezó a decir:

Como ya sabrás, hace un año murió Ullion, el anterior rey, a causa de su avanzada edad.

Habir asintió con la cabeza.

Yo le pregunté si él conocía alguna cura para su enfermedad-prosiguió Alhor- y él solo dijo una frase: “La flor de Fuego”.

El soberano hizo una pequeña pausa, como si quisiera que Habir reflexionara.

Durante este tiempo-siguió diciendo- estuve estudiándola y descubrimos que se trata de una planta mágica que puede curar cualquier enfermedad, pero no la muerte.

Entonces empezamos a pensar que lo que quería mi padre al mencionar la flor no era que le reviviéramos, sino que con ella curásemos a la gente del reino. Sin embargo, la Flor de Fuego no está al alcance de todos, ya que solo se encuentra en los Montes de Norial, al otro lado del mundo de las hadas. Así pues, hemos decidido enviarte para que tú la consigas en compañía de esa guarnición de guardias.

Habir solo fue capaz de decir:

¿Por qué yo?

Sabemos– dijo Arthuron- que cuando eras niño tuviste un encontronazo con unos magos y saliste ileso. Pensamos que se trata de alguna habilidad contra la magia, y opinamos que tú serías la mejor opción para el puesto. Así pues, ¿aceptas?

Habir lo pensó un momento. Siempre había querido salir al mundo de las hadas, pero no recordaba lo ocurrido aquel día, once años atrás.

– dijo al fin.- Acepto.

CONTINUARÁ

Inicio de la novela Flor de fuego, Álvaro Navarro Palazuelos 1ºESO A