Estudiante del ciclo de Atención a personas en situación de dependencia regresa de Roma después de un Erasmus+ de 3 meses

Nuestra alumna Catalina Méndez Gálvez, no podía regresar más feliz de su Erasmus+ de 3 meses, del 1 de marzo al 1 de junio de 2024, en Roma con el proyecto que nuestro centro desarrolla dentro del consorcio con el STEPV. Cati ha realizado su período de movilidad para completar el módulo de FCT (Formación en centros de trabajo) del ciclo de grado medio de Atención a Personas en Situación de Dependencia, desempeñando las funciones propias de este título profesional en un hospital de Roma. Cati ha realizado su movilidad junto a otros estudiantes de otros institutos de la Comunidad Valenciana que también pertenecen al consorcio STEPV.

Cati nos comparte este testimonio de su período de movilidad: «La figura del técnico en atención a personas en situación de dependencia, en el hospital donde he realizado las prácticas, tenía la función de tomar las constantes vitales, preparar el desayuno y repartirlo a todos los pacientes, realizar la higiene, hacer cambios posturales, repartir las comidas y vaciar las bolsas de diuresis.
Aparte de cubrir las necesidades clínicas y asistenciales, dábamos apoyo psicológico a los demás pacientes. Además de mis actividades profesionales, mi periodo de movilidad me ha permitido conocer la capital de Italia en profundidad, y la ciudad de Florencia. Este programa Erasmus me ha brindado la oportunidad de tener una audiencia con el Papa en la sede del Vaticano
. He aprendido un nuevo idioma, el italiano. También he adquirido muchas habilidades sociales a la hora de convivir con mis compañeros de Erasmus y de tratar con mis compañeros de trabajo. Por último, he crecido a nivel personal, ya que es la primera vez que vivo sola y eso ha hecho que sea a día
de hoy más autónoma, y a nivel profesional he mejorado mucho como técnica en atención a personas en situación de dependencia.
Ha sido una experiencia única que he disfrutado al máximo. Por el lado profesional, creo que he crecido mucho ya que donde he realizado las prácticas ha sido un lugar donde he puesto en práctica todo lo aprendido durante estos dos años de curso. Y por el lado social, he estado con unos compañeros de Erasmus que se han vuelto una familia para mi, desde el primer día creamos un vínculo increíble. De Italia, he aprendido un nuevo idioma, la forma en la que trabajan, su gente y sus costumbres.«