馃弳 Alumnos del IES Mediterr脿nia premiados en el III Concurso Escolar de Microrrelatos sobre los Derechos Humanos

Nos complace comunicaros que dos alumnas de nuestro centro han sido premiadas en el III Concurso Escolar de Microrrelatos sobre los Derechos Humanos convocado por el equipo de Educaci贸n de Amnist铆a Internacional de la Comunitat Valenciana. Queremos felicitaros por vuestro compromiso por los Derechos Humanos y por mostrar una destacada creatividad mediante la creaci贸n literaria.
Los microrrelatos  premiados en la categor铆a B (castellano) son los siguientes:


Primer premio:聽芦Solo desean una noche tranquila禄 de Wisal Ramouz 4潞B.聽

– 隆Salid, salid! 隆Corred!
La casa se nos ca铆a encima, todo se mov铆a y los fuertes ruidos asustaban a mi familia, los ni帽os lloraban. Los padres desesperados evacuaron a sus familias sin dejar a nadie atr谩s, pero por desgracia a muchos no les dio tiempo. 聽
Todo el mundo estaba fuera aterrorizado y viendo como sus casas, por las que han trabajado toda su vida, se derrumbaban y algunos quedaban bajo los escombros. 聽
Al salir, me di cuenta de que alguien faltaba, revis茅 y cont茅, estaban todos mis hijos. Pero me di cuenta de que faltaba mi madre, ella est谩 enferma y le cuesta caminar. En ese momento ya no sab铆a lo que hac铆a, 隆corr铆 hacia la casa! Estaba demolida, no qued贸 nada en pie. El mundo se me vino encima.
Otra vez, Israel de nuevo nos estaba atacando. No les bast贸 con haber ocupado casi toda Palestina. De nuevo se repite lo mismo. Desde hace mucho tiempo, 75 a帽os sin poder dormir en nuestras casas tranquilos. Lo que se supone que es el lugar donde debes estar c贸modo y sentirte a salvo. Ya ni en nuestras casas, ni en las calles, ni en colegios… Vivimos con el miedo de que de un d铆a para otro lo perdamos todo, o peor a煤n, a nuestros seres queridos.
Cada d铆a miles de hogares pasan de ser nuestro lugar de asilo a ser esas tumbas que nunca llegaron ser cavadas. Nuestro sue帽o es poder dormir en nuestras casas sin ese temor que han sembrado en nosotros.

Segundo premio:聽芦El d铆a que me cambi贸 la vida禄 de Sonia Gonz谩lez 4潞B.

Aquel d铆a me despert茅 sobre las 8 de la ma帽ana a causa de un ruido, el llanto de mi padre. Al ver su estado me preocup茅 y decid铆 llamarlo para que viniera a la habitaci贸n ya que no pod铆a llegar sola hasta donde 茅l estaba.
-Pap谩, 驴qu茅 te pasa? Ven.-Buenos d铆as, cari帽o, estoy bien, es el agobio. No te preocupes. -Me coment贸 sec谩ndose las l谩grimas.-Siento mucho todo el trabajo que te doy. -Dije recordando lo que me pas贸 hace unos a帽os.-No fue tu culpa Luc铆a. 聽
Era el 25 de septiembre el d铆a que mi vida cambi贸. 脥bamos mis padres y yo en el coche de camino al cine, cuando de repente un coche vino en direcci贸n contraria hacia nosotros. En ese momento, antes de perder la conciencia, sab铆a que algo muy malo iba a pasar. Seguidamente, en cuanto me despert茅 en el hospital me dieron una horrible noticia, mi madre hab铆a fallecido. Con respecto a m铆, tras el accidente me qued茅 inm贸vil de cintura para abajo y desde ese momento vivo en silla de ruedas.
Esa era la causa de la ansiedad de mi padre, 茅l solo ten铆a que ocuparse de todo. Cuando ocurri贸 esta cat谩strofe ten铆a tan solo 9 a帽os. Cuando llegamos a casa mi padre no tuvo m谩s opci贸n que llevarme en brazos hasta el tercer piso donde viv铆amos, pero ya tengo 12 a帽os y he crecido. A causa de ese esfuerzo f铆sico mi padre tiene dolores musculares todos los d铆as.聽
Hoy me he despertado con otro ruido, se escuchaban muchas voces en la calle. Para mi sorpresa era todo el vecindario que nos estaba esperando para darnos una inesperada sorpresa.
-Entre todos hemos conseguido esto para facilitaros el acceso a vuestro hogar. – Comentaron. 聽 聽
Nos hab铆an regalado una silla salvaescalera, un regalo que tanto a mi como a mi padre nos dio un poco de libertad y mejor calidad de vida. Al fondo observamos c贸mo hab铆an colocado un cartel que dec铆a:聽鈥淭odos tenemos derecho a tener una vivienda digna y adecuada a nuestras necesidades鈥.Y as铆 fue como mi vida cambi贸.