Ir a la barra de herramientas

Páginas web de los centros educativos

La primera experiencia que muchos centros han tenido en el uso de las herramientas en la web ha sido la elaboración de su página web oficial con el objeto de tener presencia en Internet, dar a conocer su oferta educativa y de servicios y mantener informada a la comunidad escolar y al público en general sobre lo que en el centro acontece.

Son sitios surgidos en su mayoría a iniciativa de una o como muchos dos personas en el centro con algunos conocimientos sobre los sistemas clásicos de publicación de páginas web (lenguaje html y programas FTP) y cuyos contenidos se actualizan con escasa frecuencia. El trabajo de edición y publicación suele centralizarse también en una única persona a la que se atribuye el papel de experta ya que la tecnología utilizada no hace fácil que cualquiera pueda colaborar en la tarea.

Pero afortunadamente en los últimos años los sistemas para publicar contenidos en Internet han avanzado mucho para hacer esta tarea más fácil y para incorporar a las páginas web el uso de nuevas funcionalidades que las dotan de mayor dinamismo e interactividad.

Todos los centros educativos de la Comunidad Valenciana incluidos en el portal educativo disponen de una web premaquetada, pensada especialmente para que su administración y gestión sea sencilla para cualquier persona que no posea unos amplios conocimientos informáticos.

Debemos tener presente que crear y sobre todo mantener una web es un trabajo que requiere constancia. Desde esta perspectiva, la mejor solución pasa por crear una Comisión para diseñar inicialmente la Web, y posteriormente otra para encargarse de su mantenimiento, en la que debería tener cabida un miembro de cada (ciclo/etapa).

Las ventajas de los sistemas de gestión de contenidos

Los modernos CMS (acrónimo en inglés de Content Management System o Sistema de Gestión de Contenidos) son aplicaciones programadas por expertos que se instalan en el ordenador servidor en el que se aloja nuestra página web y que nos hacen la tarea mucho más sencilla a los que no somos expertos.

Son aplicaciones específicamente pensadas para desarrollar y gestionar portales en Internet y en la mayor parte de los casos son aplicaciones de código abierto y de uso libre y gratuito. Las cuales hay que instalar en un servidor web.

Tanto la instalación como el trabajo posterior de edición y administración se realizan a través de una interfaz web (es decir, a través de un navegador) y nos permiten disponer en cuestión de minutos de una plantilla inicial con algunos datos de ejemplo a partir de la cual desarrollar un vistoso y completo portal añadiendo los contenidos, menús y elementos visuales deseados.

Otra característica importante de los gestores de contenido es que con ellos diseño y contenido se manejan de forma independiente. La estética se basa en plantillas (templates y themes) prediseñadas. Esto permite modificar y darle en cualquier momento un diseño distinto al sitio sin tener que darle de nuevo formato al contenido. Estos últimos, junto con los datos de configuración y la información de los usuarios, se almacenan en una base de datos protegida a la que la aplicación accede para consultar la información que debe mostrar en cada página.

Sistemas más flexibles y colaborativos

Los CMS permiten, además, la participación de varios autores en el desarrollo y mantenimiento del sistema gracias a la posibilidad de asignar diferentes niveles de uso y administración a diferentes usuarios. Con ello se puede hacer una gestión colaborativa a la vez que controlada del sitio web y conseguir un mejor reparto de funciones y responsabilidades que estimule la participación. Por ejemplo, una alumna o cualquier otro miembro de la comunidad educativa previamente autorizado podría enviar contenido al sistema que solo sería visible al público después de ser revisado por una persona administradora.

En definitiva, lo que los CMS nos posibilitan es convertir una web estática tradicional en un completo portal con diferentes funcionalidades y características dinámicas e interactivas que hagan de nuestro sitio algo más que una página web informativa, a la vez que nos facilitan la edición y actualización de su contenido.

La publicación de contenidos y su actualización se realiza mediante un navegador web desde cualquier ordenador conectado a Internet. Las personas administradoras acceden con su clave a un panel de administración desde el que realizan todas las operaciones, incluidas las relacionadas con la instalación de nuevos componentes y módulos en el sistema.

Por último, los CMS son sistemas flexibles y con una estructura modular a la que se pueden ir incorporando progresivamente nuevas extensiones (módulos, componentes, etc) que van añadiendo nuevas funcionalidades. Ejemplos de CMS son: Joomla, Drupal, Spip, Xoops, etc. Y tienen tras de si una amplia comunidad de usuarios que, inspirados en la filosofía del software libre, trabajan colaborativamente para mejorar cada día las aplicaciones y desarrollar nuevos componentes y extensiones que podemos añadir a nuestra instalación para incorporar funcionalidades extra.